jueves, 13 de diciembre de 2007

La finca de Doña Rosa


Pues no sé yo quién era esta señora llamada Doña Rosa, pero lo que sí sé es que la finca que lleva su nombre es un precioso santuario para burros situado en plena dehesa extremeña, concretamente en Bodonal de la Sierra, al sur de la provincia de Badajoz. Doña Rosa alberga ya a casi 50 burros y burras que no han podido venir a mi granja porque aquí andamos ya con el sitio justo. Así que estos privilegiados disfrutan de un entorno precioso entre grandes alcornoques y olivos centenarios.
Yo, sin embargo, me quedo en Fuente de Piedra donde ya he hecho muchos amigos y pretendo disfrutar con ellos el resto de mis días.