domingo, 16 de marzo de 2008

El bueno de Norman


Norman es uno de mis compañeros en la granja. Es un burro de considerable tamaño que participa en las actividades y terapias que organiza el refugio y es un burro curioso y sociable con un gran corazón y un insaciable apetito. Le encanta la compañía de la gente y se impacienta cuando no se le hace caso. En las escuelas es un burro que impresiona cuando los niños lo ven por primera vez pero en seguida confían en él y disfrutan paseando sobre él porque les permite ver el mundo casi, casi como lo vería Gasol. Se sienten grandes con él, con el bueno de Norman.

domingo, 9 de marzo de 2008

Visita El Refugio del Burrito en Semana Santa


Este video ha sido realizado por Francesca, una visitante de nuestra granja que ha venido desde Italia para vernos. Os invitamos a venir esta Semana Santa, gracias al tren de alta velocidad estamos cada vez más cerca: a 2 horas de Madrid, a menos de 1 hora de Málaga y Córdoba, a menos de 2 horas de Sevilla. Y si avisáis de vuestra llegada incluso os pueden ir a buscar a la estación.
¡ Os estamos esperando !

León


Uno de los burros favoritos de los visitantes al refugio es León, este pequeñín (de tamaño que no de corazón) es un burro sardo, es decir, originario de Cerdeña. Esta raza se distingue por su pequeña talla y su gran agilidad, condiciones aptas para la vida en esa isla. León tiene amigos en todas partes. Este es un video hecho por una amiga suya que viene a visitarle desde Italia.
Espero que a vosotros también os guste León.

martes, 4 de marzo de 2008

Mis tres amigos


Estimado Romero:

Sé que últimamente te visito poco, ya conoces que la marcha del Refugio del Burrito me tiene bien ocupado, con ciento cincuenta burros a nuestro cuidado en dos granjas y una más, la de Scooby, donde ya sabes que tenemos a los burritos que rescatamos en el norte, en Madrid y en las dos Castillas.
Añoro los tiempos en que pasaba por tu establo con la pala y el recogedor, dispuesto a dejarte la cama limpia, los días en que ayudaba al herrador a calmarte y sujetarte para que te dejaras recortar las pezuñas, al principio, cuando eramos pocos. Pero el Refugio no para de crecer y mis obligaciones han cambiado y no me permiten pasar tanto tiempo contigo en la granja, como antes.

Por eso quiero contarte en estas líneas acerca de tres burritos que tú no conoces y que viven en mi casa. Son los de la foto, de izquierda a derecha, sus nombres son Domingo, Max y Pocholo y son los tres amigos que me reconcilian con el mundo cuando acabo harto de luchar contra la estupidez cruel de algunos humanos, cuando vuelvo de algún rescate o de investigar casos de maltrato. Son los que me devuelven a la pala y al recogedor, los que me saludan con sus rebuznos cuando regreso, cansado, a casa.

Los tres son burros jóvenes, sanos, que han sido recogidos en casas particulares donde los cuidaban bien (menos Max, rescatado de un tratante). Mi mujer y yo les tenemos muchísimo cariño y nos reímos mucho con sus juegos y ocurrencias y son los más entrañables de todos los bichos adoptados en casa - seis perros, dos gatos y una cacatúa de más de cuarenta años.

Somos muy felices por haberlos adoptado.

Un abrazo muy fuerte, Romero.