viernes, 13 de junio de 2008

Al turista, ¡una sonrisa!


Yo soy un burro turístico jubilado, he llevado sobre mis lomos por las calles de Mijas a miles de turistas y aún recuerdo la campaña "¡Al turismo, una sonrisa!" que lanzó hace tiempo ya el Ministerio de Turismo para promocionar. Ya me diréis qué sonrisa íbamos a echar nosotros cuando teníamos que pasear a un turista más gordo de la cuenta a esa hora en la que, en Andalucía, sólo están en la calle los locos y los guiris. Pero aquí, en El Refugio del Burrito, la cosa cambia, somos felices y no nos cuesta brindar a nuestros visitantes una sonrisa como la que muestra Arturito a la cámara.

2 comentarios:

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Lo importante de una sonrisa, es que sea franca y sincera. Arturito cumplió con esto, eso se puede apreciar. Ahora bien, nos preocupa un poco la salud dental de dicho burrito... con mucho gusto le recomendaríamos un blanqueador dental... no hay que descuidar la imagen, sobre todo por las burras!

El burro Romero dijo...

Pues la verdad es que no le funciona demasiado bien su blanqueador dental a las "finas hierbas". Aún así, y a pesar del aspecto descuidado de sus incisivos, Arturito goza de una estupenda salud dental y de un fresco aliento a heno.