sábado, 28 de abril de 2007

Stevenson II


Bueno, pues resulta que Iván ha estado hoy en la granja, atendiendo a dos amigas estudiantes que están haciendo un trabajo sobre nosotros, y ha aprovechado para venir a saludarme y contarme las últimas noticias sobre Lora y Cara (yo creí que igual se llamaba Modestine) las dos burras peregrinas.

De las dos, Cara (que significa querida en italiano) es la mayor y la que más camino ha recorrido. Cara salió de Suiza con su dueño, cruzaron Francia y ahora España, donde se les unió Lora, la más jovencita, en Jaén. Como sabéis Lora no pudo seguir camino porque estaba resentida de las pezuñas y se quedó en Málaga donde una familia muy generosa y amable la está cuidando.. Pues bien, Iván me contaba que ayer vino el suizo (ya decía yo que ese flaco que andaba por el refugio me resultaba conocido) y se fueron juntos a visitar a Lora, para entre otras cosas, medirle las pezuñas para hacerle un calzado especial para el camino. Me decía Iván que le dibujaron el contorno de las pezuñas y le midieron el largo desde la corona hasta el suelo. Vamos, unos zapatos a medida. Iván está intrigado porque el calzado no es herradura como aquí es habitual, sino que se trata de una especie de botas, según el pudo entender de lo que, en una mezcla de alemán, inglés y castellano, le explicaba el suizo Stefan.

Bueno, el caso es que Iván me ha dejado ver las fotos que le ha dado el suizo y de las que quiero compartir, especialmente con Julio y Douce, la que publico con Lora y Cara asomadas a la belleza impresionante de la Sierra de Cazorla.

Y yo pienso que esta burra Cara es una gran viajera (y Lora lo será), qué de cosas distintas habrán visto sus ojos, y de que debe haber algo extraordinario en estos viajes, ya que sus protagonistas tienen un brillo en los ojos muy especial.