jueves, 3 de mayo de 2007

Toto


Amigos míos, nuestro querido Toto, al que ya me había referido en anteriores entradas, ha crecido mucho en estas últimas semanas. No, no me refiero al crecimiento físico (bueno, Toto ya no crece a lo alto sino a lo ancho). No, amigos, me refiero a que ha madurado, ha crecido por dentro. Toto es un burro joven, de la quinta de 2002 y desde que llegó a la granja hace ya tres años ha permanecido ociando con los burros del grupo principal.

Sin embargo, como ya os comenté cuando presenté a Lucky, Toto ha sido uno de los burros elegidos para el proyecto de la asinoterapia y esta nueva tarea le ha hecho madurar muchísimo en estos dos últimos meses. Ha ganado confianza en sí mismo y en los demás y se ha superado día a día para demostrar su valía como burro "terapeuta" hasta el punto de que ha adelantado a Lucky en el entrenamiento y ha sido el primero, junto a Platero3 y Estrella, en participar en sesiones reales con niños y niñas muy especiales que ahora le adoran.
De carácter curioso e inquisitivo, Toto no acababa de creerse a sí mismo y sus posibilidades para ayudar a los niños con necesidades especiales pero ahora, después de haber estado con ellos, sabe que él ya es un burro distinto y se siente todavía más querido.
Las dos fotografías que ilustran esta entrada corresponden a Toto cuando apenas llevaba unos meses en El Refugio del Burrito -un pimpollo todavía, y a la primera sesión de asinoterapia donde Toto se gana a un nuevo amigo muy especial.

Estoy seguro de que Toto nos dará mucho que contar.