jueves, 5 de julio de 2007

Bienvenida


Hoy os presento a Bienvenida, una burra llegada al Refugio después de que su propietario, un agricultor jubilado de la provincia de Sevilla llamara para que la acogieran urgentemente en el Refugio del Burrito ya que tenía un problema grave en los ojos y podía perder la vista.

Cuando el veterinario la examinó descubrió que tenía quemaduras químicas en los ojos, probablemente debido al uso de un producto inadecuado para su limpieza. La recuperación prometía ser larga y difícil y podrían quedar secuelas.

Bienvenida, sin embargo, ha sido muy afortunada. Sus ojos respondieron al tratamiento y finalmente se recuperaron. Lo único que ha quedado afectado es la piel bajo los ojos, que ha quedado ligeramente engrosada y hace que, en ocasiones, lagrimee. Lo peor de lagrimear es que atrae a las moscas pues se posan en la comisura del ojo para beber y para morder y pueden causar irritación, además de resultar muy molestas. Esa es la razón de que Bienvenida use una máscara negra durante el día para evitar que las moscas irriten sus ojos. Con la máscara parece un penitente de Semana Santa, pero a ella le da lo mismo lo que parezca mientras consiga mantener sus ojitos delicados a salvo de las impertinentes moscas veraniegas.

3 comentarios:

Javier (L. de Geno) dijo...

Me ha gustado la historia. Me hacen mucho bien los finales felices. Cuando el ser humano da lo mejor de si mismo suceden estas cosas. ¡Felicidades!. Te deseo lo mejor. Un abrazo

Javier dijo...

He olvidado decirte que cuento el principio de la histria y la vínculo para que puedan leer el resto. Espero que te parezca bien. Si no, me lo dices. Un cordial saludo, otra vez

El burro Romero dijo...

Javier, gracias por contar nuestras historias en tu bitácora. Nos encanta que nos visites.