domingo, 4 de marzo de 2007

El príncipe destronado

Hoy quiero contar la historia del príncipe destronado, una historia muy actual y que de seguro le interesará a mi querida Douce.

Nuestro príncipe tiene un origen muy antiguo, dicen que sus antepasados ya se codeaban con los faraones. Hay quien dice que los primeros de su estirpe en la península fueron romanos, otros dicen que fueron los celtas quienes la trajeron y finalmente, alguno dice que la estirpe llegó con los árabes en el siglo IX.

Lo cierto es que nuestro príncipe contó con la protección de reyes y nobles quienes dictaron leyes que les protegían. Nuestro príncipe está especialmente dotado, dotado para la caza, y por eso los más poderosos nobles se enorgullecían de contar con su compañía. Sin embargo, hoy en día, nuestro príncipe nace en oscuros agujeros, sólo come sobras y pan, y si no desempeña bien su trabajo puede morir ahorcado o ser condenado a vagar sin un buen señor que le acoja. Douce, el príncipe del que te estoy hablando se llama Galgo Español.

No quiero contar las terribles historias de sufrimiento que estos nobles y cariñosos perros padecen a causa del trato que reciben de muchos desalmados que son ahora "sus señores". No, eso lo puedes leer en Galgos sin Fronteras, en Scooby o en SOSGalgos.

Lo que yo te quiero contar es que hace unos domingos vinieron a visitarnos algunos de estos príncipes de la mano de unos humanos generosos que les han abierto la puerta de su hogar y les han rescatado de esa vida horrible a la que parecían condenados a perpetuidad y quiero compartir contigo algunos momentos de esa visita; la erizada postura de Mork cuando los vió llegar, y cómo los burritos y los galgos comparten sus pequeñas historias.


Las fotos finales muestran a Flor tal como es hoy día y el terrible aspecto de cuando fue rescatada. Gracias a los que la rescataron y la buscaron un hogar (Cristina, de Galgos sin Fronteras)y a Isabel, su mamá, Flor se siente ahora muy feliz.